lunes, 19 de diciembre de 2011

¿Por qué Clarín y sus socios se oponen a la regulación de Papel Prensa?

Por Pablo Churruarín(*)
Ya tiene media sanción de diputados el proyecto que declara de interés público la producción y comercialización del papel de diario y se espera que antes de fin de año el senado la transforme en ley.
El grupo Clarín, a través de Papel Prensa, ha regulado el mercado mediante una combinación de precios y volúmenes producidos. Entre los años 2005 y 2008, hizo funcionar a un 85 por ciento promedio la capacidad instalada de la empresa papelera, bajándola al 79 por ciento en el año 2009, con lo que redujo en 9.000 toneladas el stock de papel de diario obligando ese año a subir 16 por ciento la importación del insumo.
El mercado argentino consume 266.000 toneladas anuales. Papel Prensa puede fabricar 200 mil toneladas anuales pero produce 170 mil toneladas porque trabaja a media máquina
Más del 70 por ciento del papel de diario vendido por la empresa durante los últimos seis años, fue para Clarín y La Nación. El grupo Noble-Magnetto recibió más de las dos terceras partes de esa provisión.
El costo del monopolio
Papel Prensa habría estado subsidiando a Clarín mediante dos formas: un precio de venta de la bobina de papel menor a su costo de producción y la compra de la devolución de diarios a un precio insólito
Las otras empresas editoriales tuvieron que pagar durante los últimos seis años casi un 60 por ciento más caro el papel que el precio cobrado a Clarín y La Nación.
El precio del papel de diario.
En muchas oportunidades Papel Prensa vendió a Clarín por debajo del costo. La determinación del precio de venta es uno de los campos en disputa entre los representantes del Estado nacional y los delegados de Clarín, La Nación.
De las 170 mil toneladas que fabrica por año:
·         100 mil son consumidas por Clarín
·         40 mil por La Nación,
·         Y apenas 30 mil se venden a otros diarios
En enero de 2009, la tonelada de papel importado costaba 860 dólares, la de Papel Prensa se vendía a 610 dólares. En 2010 la tonelada de papel importado era de 510 dólares. El costo de Papel Prensa es el mismo, entonces se lo venden a 500 dólares la tonelada (por debajo del costo) porque ellos nunca pierden.
Crónica, cuando se fundó Papel Prensa en 1975 vendía 700 mil ejemplares por día contra 300 mil de Clarín. Fue cayendo progresivamente hasta tener hoy menos del 10% de aquella venta, mientras Clarín aumentó considerablemente su volumen respecto de hace treinta años.
Si Clarín no tuviera Papel Prensa gastaría 10 millones de dólares por año más en concepto de papel porque lo tendría que comprar al mismo precio que sus competidores.
El origen de Papel Prensa S.A.
“Fui forzada a vender todo. No hubo sugerencias, fue ‘firmás o te mato’”, contó en un conmovedor relato Lidia Papaleo de Graiver. Estando desaparecida fue llevada por sus torturadores en reiteradas ocasiones al edificio del diario La Nación para que se reuniera con Bartolomé Mitre y Campos Carlés (de La Nación) y con Héctor Magnetto y Bernardo Sofovich (de Clarín). Estos personajes crearon una empresa fantasma llamada Fapel S.A. que el único movimiento contable que tiene fue “comprar” Papel Prensa a la familia Gravier y venderla un par de años mas tarde a Clarín y La Nación. En ninguna de las 3 compañías hay registros de movimientos de dinero por estas operaciones.
En aquellos años los nuevos dueños dicen que pagaron U$S 8 millones de dólares por una empresa valuada en U$S 250 millones, según una investigación realizada a partir de 1986 por la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas. Se comprobó que no pagaron ni siquiera el 10% de esos ocho millones.
Lidia Papaleo de Graiver contó en la justicia: “Me llevaban a declarar envuelta en una manta gris, porque estaba totalmente quemada, perdí mis pechos, mi abdomen y también mis genitales durante la tortura y me operaron en la cárcel de un tumor cerebral por los golpes que recibí”.
Las sesiones de tortura eran comandadas por Ramón Camps y Miguel Etchecolatz, señores de la vida y de la muerte en la provincia de Buenos Aires.
“No le va a pasar nada, firme”. Rafael Ianover tenía ante sí, para firmar, el documento de venta de las acciones de Papel Prensa que estaban a su nombre por pedido de David Graiver.
En medio de la operación dirigida desde el gobierno de Videla para que la familia Graiver, ya detenida, cediera a Clarín, La Nación y La Razón las acciones de la empresa productora de papel de diario, Ianover es citado a una oficina del diario La Nación, en la calle Florida. Allí vio a Campos Carlés, presidente de Fapel, y a Sofovich, abogado de Clarín. El trato fue con Patricio Peralta Ramos de La Razón, quien le hizo firmar la cesión de las acciones asegurándole que no le iba a pasar nada a su familia ni a él. Días después lo secuestraron.
El ex vicepresidente de la empresa relató que tiempo después de la extraña muerte de David Graiver, ocurrida en agosto de 1976, que al volver una noche a su domicilio encontró a su familia encañonada por un grupo armado que había revuelto todo cuanto había en la casa.
La operación de la que fueron víctimas fue parte de la alianza estratégica entre los dictadores genocidas y los representantes de los grupos económico-mediáticos más grandes de la Argentina. Los grupos económicos concentrados necesitaban a los militares para eliminar a la disidencia política y social que se oponía a sus intereses. Los dictadores necesitaban no sólo una prensa silenciada mediante la censura, sino medios cómplices de sus políticas y de sus acciones. Esa misión la cumplieron Clarín, La Nación y La Razón, y, a cambio de ello, recibieron el monopolio del papel de diario, una suerte de dictadura contra la libertad de expresión.
Papel Prensa es productora y proveedora del 75% del papel de diario que se utiliza en el país.


(*) Información extraída del libro “Silencio por sangre” de Daniel Cecchini y Jorge Mancinelli

6 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente articulo... mucha información que muchos no sabemos y que todos deberíamos manejar al momento de tomar una posición...
MEMORIAAAAA!!! PRESENTE!!
Felicitaciones por este espacio..

Gabriel

Anónimo dijo...

El conocimiento de la turbia historia de PP es necesario para una cabal comprensión del calibre de la canallada orquestada por la "prensa independiente oligopólica" en contra de nuestro país. Y la indignidad de sus logros, amparada por el proceso de destrucción nacional, tuvo como único objeto la acumulación de riqueza y poder.
Para ello, no reparó en atropellar y desbaratar cuanto se le opusiera. Inclusive a gobiernos. Al menos, cuendo ellos constituían un "puesto menor".
O sea, todo era cuestión de valentía y decisión política.

¡Felices Fiestas!
Tilo, 70 años

Facundo dijo...

Lo que La Nación y Clarín hacen e hicieron con Papel Prensa es la mayor estafa mediática que conoció nuestro país.

Yo particularmente la estudié para rendir una tesina (de hipótesis: "La complicidad de los medios en la dictadura") y puedo agregar que la venta se hizo a través de una empresa fantasma llamada FAPEL S.A. que fue creada por los dos diarios mas La Razón en 1974 y se mantuvo inactiva hasta su disolución en 1988 salvo por dos acciones: la compra de las acciones de PP al Grupo Graiver y su venta a los tres diarios. Hay muchas más razones de por qué esto fue y es una estafa.

Enhorabuena la ley y la democratización del papel para diario! Buena publicación.

juan dijo...

tremenda nota y muy buen blog. felicitaciones. muchas cosas que no sabia. saludos

pomelo rock dijo...

brutal escrito. creo que aun falta la ley de la musica y la proteccion del cine nacional. saludos.

alberto dijo...

la verdad que muy buen espacio el blog. los felicito! tenemos ley sobre la comercializacion y distribucion del papel